sábado, 30 de septiembre de 2017

No es un adiós, solo un hasta pronto.



Resultado de imagen de polonia


Buenas tardes, colegas míticos. Esto no es una entrada, es solo una despedida hasta nuevo aviso. 
Mañana comenzará la mayor aventura de mi vida (y aunque soy aficionada a hablar de temas sobrenaturales, os aseguro que hablo muy en serio). Me han seleccionado para un proyecto de Voluntariado Europeo en Minsk Mazowiecki, una ciudad que se encuentra a una hora en tren aproximadamente de Varsovia, en Polonia. Pasaré seis meses en un país desconocido, compartiré el día a día con gente de distintos lugares de Europa y sí, también aprenderé a cocinar, aunque no os lo creáis. Atrás quedarán los días en que para hacer una tortilla francesa me dejaba medio bote de aceite y el rebozado de los filetes empanados se caía a cachos. O al menos, eso espero. 

Esta experiencia me cambiará de muchas formas distintas, y aquellos que hayáis disfrutado de estancias similares sabéis a qué me refiero. También practicaré inglés y aprenderé (si las musas me acompañan) un poco de polaco. 

Muchos pensaréis que estoy mal de la cabeza. ¿Vas a ir a Polonia en invierno? ¿Cuántos dedos ves? ¿Quién te crees que eres, un miembro de la Guardia de la Noche? 
Entiendo vuestras reservas. Y probablemente la misma idea me persiga a todas partes cuando los termómetros bajen hasta el inframundo y tenga salir a comprar pan en pleno Enero. 
Pero no se acaba el mundo, el tiempo está cambiando (y por lo que me han dicho, ya no hace tan malo). Tienen ropa y viviendas bien equipadas para esta época del año y, aunque anochece pronto y los horarios turísticos son más reducidos, confío en poder organizar como mínimo unos pocos viajes para conocer el país. 

Puesto que es muy probable que tenga que dedicar buena parte de mi tiempo al desarrollo del proyecto y a preparar actividades, no podré actualizar el blog con la misma frecuencia. Tampoco dispondré de mi biblioteca personal y eso implica ciertas limitaciones. Además, he empezado a escribir una nueva novela y es muy posible que los ratos muertos decida darle algún que otro adelanto.  

El SVE solo se puede hacer una vez en la vida y estoy segura de que estos seis meses se pasarán volando. Dejaré mis miedos en el fondo de la maleta y me ataré bien los cordones.
Esto no es un adiós, solo un hasta pronto. 

Deseadme suerte y....¡Nos vemos en Marzo de 2018!



2 comentarios:

  1. hola y chau! toda la suerte del mundo que te lo mereces y nos vemos en enero, visitanos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! De todas formas intentaré actualizar, aunque sea algo sencillo. No volveré en las Navidades porque me cuesta un ojo de la cara. Me quedaré aquí hasta Marzo. Un besote!

      Eliminar