viernes, 6 de febrero de 2015

Thunderbird y los Pterodáctilos de la Actualidad



Hoy en día cuesta creer en la existencia de animales de gran envergadura que aún no hayan sido descubiertos por la ciencia.
Cuando se habla de criptozoólogos, mucha gente se imagina que solo se encargan de buscar pistas de la existencia de Bigfoots, Yetis, monstruos lacustres, o incluso seres peludos o escamosos, dientes afilados y rasgos deformes. Muy pocas personas de a pie saben si quiera lo que es la Criptozoología, y otras la tildan de disciplina pseudocientífica (algo que, considerando los métodos utilizados en sus investigaciones, dista mucho de ser cierto). Animales como el celacanto, el Okapi o el calamar gigante habían permanecido parcialmente ocultos y aun así, resultaron ser reales.